domingo, 8 de enero de 2017

Fin de vacaciones.

Mañana vuelvo al trabajo.
Iba a decir 'hoy se terminan mis vacaciones'...pero como hoy es domingo... En estos casos siempre quedan las dudas de si no fue el viernes cuando se terminaron. O el jueves, más bien, puesto que el viernes era festivo (de no haberlo sido, mis vacaciones habrían acabado ese jueves y habría trabajado el viernes).

¿Si las he aprovechado? Pues no podría asegurarlo. Las he dedicado a las llamadas 'compras navideñas' (pánico me da el próximo extracto bancario) y a hacer fotos en Madrid. Básicamente. Mi deseo-proyecto de dormir-dormir-dormir (todo lo que no puedo hacer el resto del año) y despertarme-levantarme tarde ha resultado totalmente fallido: mi cuerpo está adaptado a un horario y me despierto sobre las seis. Y aunque me vuelva a dormir (duermevela) a las nueve ya estoy completamente despierta. Y raramente me he levantado a más de las nueve y media.
La excepción ha sido hoy: podría haberme quedado en la cama todo el día. Me he despertado a más de las diez.

Vuelvo sin ganas. He procurado (y conseguido) no tener la menor información de qué ha pasado estos días: la máxima comunicación que he tenido con mis compañeras ha sido para felicitarnos navidades y año nuevo. Mi 'jefa directa' también ha estado de vacaciones esta última semana...y tampoco la habría llamado-escrito para preguntarle novedades, la verdad. Ni por mí ni por ella.

Y..., en fin. No voy a añadir nada más. Como cada domingo, mis compromisos familiares me llaman...
Igual esta noche escribo algo.